¿Qué es el hambre emocional?

Hambre emocional

¿Qué es el hambre emocional?


¿Qué es el hambre emocional?

Seguro que en más de una ocasión a lo largo de tu vida has recurrido a la comida cuando sentías tristeza, cuando te sentías agobiado o estresado, o incluso cuando te sentías eufórico celebrando la vida con los amigos. Y es que iniciar una ingesta alimentaria (aunque no tengamos hambre fisiológica) con el objetivo de gestionar nuestras emociones, es lo que se conoce como hambre emocional.

El hambre emocional puede reconocerse a través de las siguientes sensaciones:

  1. Sientes apetencia por un alimento específico y concreto. Aunque consumas otros tipos de alimentos, esta hambre seguirá estando presente hasta que no consumas ese alimento que tanto deseas.
  2. El hambre emocional aparece de forma brusca y de un momento a otro. De hecho, la necesidad de calmar esa hambre es muy alta ya que la sensación es muy notoria.
  3. En general, cuando tenemos hambre emocional, solemos comer a gran velocidad ya que intentamos no darnos cuenta de que estamos comiendo, para evitar sentirnos culpables posteriormente.
  4. El punto anterior está directamente relacionado con éste. Y es que el hambre emocional se caracteriza por la imposibilidad de dejar de comer ese alimento específico, por mucho que intentemos parar la acción de comer.

Para reconocer el hambre fisiológica, solamente tenemos que revertir las características anteriores. Por ejemplo, el hambre fisiológica aparece de forma gradual y paulatina, y podemos satisfacerla con cualquier tipo de alimento. En general, esta hambre suele manifestarse a través de un masticación lenta y pausada, y podemos saciarnos con una mayor facilidad.

¿El hambre emocional es malo?

No tiene por qué. De hecho, el hambre emocional es un mecanismo que tenemos para gestionar nuestras emociones a través de la comida con el objetivo de hacernos sentir mejor. Sin embargo, si la comida se convierte en el único recurso que tenemos disponible para gestionar nuestras emociones, ahí si que podría convertirse en un inconveniente. Es importante recalcar que la comida puede no solucionar el problema real que hay detrás.

Si deseas aprender y manejar este tipo de situaciones, y te gustaría mejorar tus hábitos alimentarios, ponte en contacto con nosotros para cultivar tu salud desde la nutrición, la psicología y el deporte a través de nuestro método Alinea.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat